Cómo embellecer una pared con un trapeado

Dentro de los diferentes tipos de acabados decorativos para aplicar sobre pared nos encontramos con el trapeado, una técnica pensada sobretodo para decorar estancias de estilo clásico o para entornos rurales.

El trapeado es una técnica que tiene ciertas similitudes con el esponjado y está especialmente recomendada para espacios que presenten irregularidades, ya que el acabado no es uniforme.

Su aplicación es muy sencilla, consiste en dar varias capas de pintura de diferentes tonos aplicando la pintura con “trapos” de manera aleatoria. En cuanto a los colores, hay que utilizar al menos dos, es recomendable escoger colores afines o de la misma gama para conseguir un contraste adecuado.

Para aplicar esta técnica, lo primero que necesitaremos es dar a la pared que vamos a decorar con este estilo una capa de pintura y dejarla secar. Una vez seca, aplicaremos una segunda capa, preferiblemente de un color más oscuro que el anterior, y sin dejar que seque, estiraremos las capas de pintura con un trapo especial para esta técnica realizando movimientos sobre la pintura mojada hasta lograr el aspecto deseado.

El trabajo quedará más elegante cuanto más fino sea el trabajo realizado sobre las diferentes capas de pintura, logrando así un mejor acabado que convertirá una estancia cualquiera en el lugar más acogedor de la casa.

One thought on “Cómo embellecer una pared con un trapeado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website

*